¿Quién puede importar de China?

 

¿Quién puede importar de China?

Al momento de pensar en emprender un negocio, importar de China es una de las opciones más atractivas, pues se trata de productos que se consiguen a un costo mucho más bajo que en otros países, razón por la cual se convierte en una atractiva opción para tener en cuenta.

El mercado de importaciones desde el gigante asiático, es bastante extenso, por lo que se pueden comprar diversas clases de productos, relacionadas a variadas áreas para la venta, por lo que alternativas es lo que sobran.

¿Quién hace importaciones de China?

Al momento de hablar acerca de importar de China es preciso aclarar que se trata de un mercado libre para cualquier persona que desee hacer inversiones, por lo que la respuesta a la pregunta acerca de quién puede importar de China, es: cualquiera.

Solamente se requiere que la persona cuente en primer lugar, con el interés de hacer negociaciones, aunado a ello, debe contar con el capital necesario para hacerlo, pero esto no resulta ser un limitante, pues con tan amplia vastedad, existen todo tipo de productos para comprar a precios muy variados.

Justamente esto, hace posible que se puedan hacer importaciones, sin importar el tipo de presupuesto con el que se cuente, ya que puede tratarse de objetos muy económicos, cuya inversión resultaría ser mínima.

También se debe cumplir con todas las normas legales prescritas en los casos particulares de cada país, por lo que se recomienda, buscar asesoría legal al respecto, antes de aventurarse a hacer negociaciones con empresas extranjeras.

¿Qué se necesita para hacer un buen negocio?

Importar de China es un negocio atractivo para muchos y, aunque parezca fácil, es necesario tener en consideración algunos factores para poder hacer un buen negocio que resulte en beneficios para el inversor, sin tener sorpresas desagradables.

Si se trata de la primera vez que se hace este tipo de compras, es importante no dejarse llevar por las primeras ofertas que se consiguen e indagar un poco más para comparar entre las diferentes ofertas disponibles.

Una de las cosas que se pueden hacer, es pedir a las empresas una muestra del producto, antes de hacer las compras al mayor. Este es un punto que muchas personas pasan por alto, pues desconocen que es una opción disponible, por parte de muchas empresas chinas.

Esto permite hacer una evaluación del   tipo de materiales utilizados en la elaboración de los productos, para poder determinar cual es la opción más rentable. Esto se recomienda sobre todo en el caso de ropa, calzado y cosméticos.

Investigar todo

Antes de importar de China, es fundamental hacer las investigaciones pertinentes en relación con este proceso, tanto en el país de origen, como en China, para saber si no hay restricciones por ley que aplique a los productos que se pretenden comprar.

De igual manera, el proceso aduanero debe estar muy en claro, principalmente en lo que respecta al pago de los aranceles correspondientes, pues esto puede llegar a ser un factor clave entre hacer una buena inversión o no.

En algunos casos, aplican tasas de aduana que pueden llegar a ser incluso más elevadas que la inversión que se ha realizado en la compra de los productos, por lo que este es un punto crítico, antes de decidir importar de China.

En este mismo sentido, es muy importante hacer un estudio sobre los diversos sistemas de transporte, de los cuales se dispone para hacer llegar el pedido, evaluar los costos, que pueden ser muy variados y el tiempo que tarda en llegar para pode determinar cual es la mejor alternativa para realizar las compras.